martes, 1 de abril de 2008

Informe del PCE(VIII-IX).Noviembre de 1972


-Los camaradas de Asturias han examinado el proyecto de programa del C.C.:

En primer lugar debemos decir que la participación, pese a haber empleado cerca de cuatro meses no ha sido lo amplia que hubiéramos deseado. Esto no se debe a falta de interés sino a las dificultades que tienen los camaradas y los obreros para estudiar documentos como el programa del partido, dificultades muy diversas tales como la falta de tiempo, el agobio de la vida diaria, la insuficiencia de preparación cultural general y otras. Pero esto no debe interpretarse como inhibición de ninguno de nosotros .Al contrario, son muchos los camaradas que han demostrado un vivo interés y que han manifestado unas u otras preocupaciones en relación con el proyecto de programa. Es casi general el deseo de nuestros militantes de encargar al CC de reexaminar aun toda una serie de problemas, para que cuando se apruebe definitivamente el programa del PCE pueda ser documento más comprensible, más movilizador y más ajustado a nuestros principios y realidades.

A continuación señalaremos algunos aspectos que han motivado más discusión entre nosotros y que sometemos al CC para que los estudie y los tenga en cuenta.

1. Cuando se habla del derrocamiento del régimen franquista se expone ampliamente la necesidad de construir un amplio frente de fuerzas democráticas y revolucionarias y se dice que estará cimentado por la alianza obrero-campesina y dirigida por la clase obrera. Esto nos parece muy justo. Ahora bien surge la pregunta siguiente:¿En esas condiciones, si el frente ya citado consigue derribar la dictadura, y teniendo en cuenta que las fuerzas principales serán los obreros y los campesinos pobres y medios, no sería posible pasar rápidamente a la revolución socialista, para terminar de una vez y para siempre con la explotación capitalista? Naturalmente nosotros comprendemos que no es posible saltar las etapas del proceso revolucionario. Pero el hecho de que se plantee esa pregunta quiere decir que nuestro programa debe plantear con más claridad la diferencia que existe entre la etapa antimonopolista y popular a la socialista, porque en la primera no se puede hacer una serie de cosas, qué fuerzas apoyarán una y qué fuerzas a poyarán otra etc.

2. Esta cuestión suscitada nos lleva a plantearnos otras dudas.¿Cómo terminar con la dictadura?,¿qué formas de lucha serán empleadas?.Ya sabéis que actualmente se dicen y se escriben muchas cosas por los revisionistas de la camarilla carrillista y por los de signo contrario. En realidad sobre estas cuestiones hay bastante confusión. El programa del partido debe explicar esta cuestión con más claridad, de manera convincente, no teniendo ningún inconveniente en enfrentarse abiertamente a los oportunistas de derecha ya los oportunistas de todo género. Es claro que nosotros sabemos muy bien, por propia experiencia que la única salida a esta situación está en la lucha de las masas trabajadoras, en la unidad de acción y en la organización de la clase obrera, en la alianza obrero-campesina, en la alianza de los trabajadores manuales e intelectuales, en la capacidad de los comunistas para crear un partido fuerte, política, ideológica y orgánicamente, en la vinculación de nuestro partido con las masas trabajadoras y en otras condiciones. Pero en el proyecto de Programa todo debe estar muy bien expuesto para que sea un documento de educación y de movilización .Así por ejemplo, si se dice en el proyecto que " la experiencia de todas las revoluciones sociales del s. XX permite afirmar que la burguesía monopolista y sus aliados en cuanto clase gobernante no claudicarán jamás, no renunciarán al poder político y ofrecerán una resistencia desesperada por conservar sus privilegios", con lo que estamos todos de acuerdo,¿ qué hay que hacer por nuestra parte, cómo preparar las condiciones para derribar el poder de esas clases?.Aquí, según nuestra opinión, el proyecto no da toda claridad necesaria.

3. Se habla también de pluripartidismo, tanto en la revolución antimonopolista y popular, como en la revolución socialista. Pero eso es otra cuestión muy peliaguda. Estamos de acuerdo en no cerrar ninguna puerta para que así sea .Al fin y al cabo los comunistas somos conscientes de la necesidad de unir a todos los partidos de izquierda para facilitar la gran tarea de terminar con el fascismo primero y marchar hacia el socialismo después .Sin embargo, ¿puede nadie asegurar que será sí? Ya sabemos lo que paso en Rusia en 1917 y en años sucesivos que pese a los esfuerzos de Lenin y de los bolqueviques los socialrevolucionarios y los mencheviques se colocaron al lado de la reacción y de los intervencionistas extranjeros. Y sabemos también lo que ha pasado hace menos tiempo en Cuba, que pese a los esfuerzos de Fidel Castro y de los comunistas cubanos, los otros partidos se pasaron con armas y bagajes al campo imperialista. Por lo tanto, según nuestra opinión, el programa del partido no debe ser tan categórico y dejar abiertas todas las puertas del camino revolucionario. Hoy existen muchos grupos que hablan de revolución pero que en la práctica hacen muy poco por ella. Hoy se habla entre diferentes personas que se llaman antifranquistas y marxistas mucho sobre el socialismo, pero en la práctica se dedican más al antisovietismo que otra cosa. Para liquidar el franquismo será posible una alianza muy amplia y nosotros los comunistas debemos favorecerla, pero para liquidar el capitalismo y pasar al socialismo la cosa será diferente. Por consiguiente pedimos más luz sobre este problema y formulaciones menos categóricas.

4. También hemos hablado mucho del papel del partido comunista en todos los momentos de lucha contra el franquismo y en los que vengan después. La experiencia nos muestra que sin un partido comunista que sea el dirigente de la clase obrera y sus aliados no será posible ir muy lejos. Por eso estamos luchando hoy, frente a a los franquistas y frente al revisionismo. En el proyecto debe quedar también muy claro. Por ejemplo en algún momento se habla del papel del partido en la dictadura del proletariado, como ser dirigente a través de su partido, y ese partido debe ser el partido comunista, firme en la defensa del marxismo-leninismo y del internacionalismo proletario.

5. Se han suscitado muchas discusiones en relación a las fuerzas armadas. En realidad nosotros entendemos que una vez derribado el poder franquista, que contará hasta el final con el apoyo de los mando reaccionarios de las fuerzas armadas, lo mejor será no solo “democratizar” sino crear un verdadero ejército popular. Pues solamente así romperíamos esa “columna vertebral” del capitalismo monopolista que es actualmente el ejercito español. Y para ello, como es natural, habrá que apoyarse sobre todo en los soldados que son hijos del pueblo trabajador.

También habrá que explicar mejor que papel juegan en la primera etapa de la revolución las empresas pequeñas y medias, pues si no están sometidas a la disciplina del gobierno popular y revolucionario nos podrían perjudicar bastante.

En el programa debemos decidir que serán disueltos todos los cuerpos represivos del régimen y, en su lugar, creados los instrumentos del poder popular que garanticen su existencia. Los que han cometido crímenes contra el pueblo deben ser entregados a los tribunales populares. Esto no significa que vayamos ahora a ajustar las cuentas a los que participaron en la guerra civil contra nosotros. No, se trata de que los asesinos de los obreros de EL FERROL y otros sitios , respondan de sus actos.

6. Cuando se habla de que” el partido comunista de España se esforzará por utilizar, con fines revolucionarios las formas legales de organización…”, nos parece que se comete un error. Podría parecer que en ocasiones la utilización de esas formas no ha sido revolucionaria. En el caso de los comunistas esto no es cierto. Los revisionistas de derecha y de “izquierda” sí que han caído frecuentemente en esa falta, pero nunca los verdaderos comunistas, aunque a veces hayamos cometido pequeños errores .Todos los medios de organización y de lucha que emplea el Partido son siempre con fines revolucionarios y no reformistas, pese a lo que griten unos cuantos que se dedican siempre a criticar. En cambio, los que los utilicen para fines reformistas no tienen nada que ver con el Partido Comunista, aunque se llamen comunistas , y hasta marxista-leninistas.

Queridos camaradas del CC: Dado el nivel de cultura general que como consecuencia del fascismo tenemos los trabajadores, os pedimos que hagáis mayores esfuerzos para cambiar las palabras difíciles de comprender para las masas. Así por ejemplo deben ser cambiadas, y si no se pueden cambiar ,explicadas, las palabras “premisas”, “dinámica”,”socaire”,”concatenación”,”nexos” y otras más. Nuestra propaganda y nuestros folletos son para las masas trabajadoras, para los hombres y mujeres sencillos, así que deben ser más populares y más cercanas a la mayoría de sus lectores. Y aprovechamos esta ocasión para recomendar también que los artículos del Mundo Obrero Rojo y de Nuestra Bandera, salvo excepciones sean más cortos y concretos.

Los camaradas de Asturias están al lado del VIII congreso, al lado de sus acuerdos y decisiones, al lado siempre del marxismo-leninismo y del internacionalismo proletario, junto ala unión soviética que es la vanguardia de todos los comunistas y trabajadores revolucionarios del mundo.

¡VIVA EL COMUNISMO!
¡VIVA EL PCE LIBRE DE REVISIONISTAS!
Noviembre de 1972
fonte: Los comunistas en asturias 1920-1982( editorial Trea)